Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El endeudamiento se usó en Bogotá como un instrumento de financiación para realizar obras públicas en anteriores alcaldías, como por ejemplo para construir distintos tramos de troncales de Transmilenio, reparar vías y realizar estudios para el SITP; por esas ejecuciones, la ciudad debe 1,5 billones de pesos de estas obras.

La administración de Gustavo Petro propone adicionar 4,3 billones de pesos a esta deuda con el fin de construir el metro pesado, los cables aéreos, hacer conexiones en el sur de la ciudad, poner en funcionamiento el Transmilenio por la Avenida Boyacá, el estudio del mismo servicio masivo de transporte por la Avenida 68, ampliar el Portal del Tunal y las estaciones en la Autopista Norte, reparar, rehabilitar y construir colegios y hospitales públicos, costear obras antes financiadas por valorización, así como ejecutar un tramo del metro ligero.

Es necesario mencionar que la ciudad está en capacidad de endeudarse hasta por 6,5 billones sin que se convierta en un problema financiero, y que una ciudad como Bogotá tiene que ser dinámica, razón por la que no sólo durante esta administración sino también en las siguientes, la ampliación de la infraestructura es necesaria para incentivar el empleo, aumentar la competitividad de su producción, mejorar el nivel de vida y agilizar los tiempos de movilidad de sus ciudadanos. Por lo tanto es de vital importancia tener claridad en la forma en que se financiará el pago de estas obras sea vía valorización, cupo de endeudamiento o una mezcla de ambos instrumentos.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Apoyamos todo tipo de obras que realmente beneficien a la ciudad y esto incluye que cuenten con los estudios técnicos y la aprobación de los bogotanos, cosa que no pasa con el metro ligero, que parece ser una nueva improvisación sobre la avenida 7a, pues pese a que hoy dos de los tres tramos se discuten a través de asociaciones público-privadas, la administración todavía no ha mostrado mediante criterios técnicos por qué un metro ligero (tranvía) es la solución a la movilidad de un eje arterial de la ciudad, comprometiendo 315 mil millones de pesos para tal fin.

Una aclaración adicional necesaria es que pasar de valorización a cupo de endeudamiento no significa reducir el pago de las obras, pues ahora estas no se van a pagarían primero y se construirían después, sino que se ejecutarían por medio de una deuda que después se saldaría con impuestos. Mi preocupación al respecto es que la valorización fija criterios claros sobre el pago de las obras, en los que los beneficiados son quienes las pagan, ahora por medio de endeudamiento somos todos los bogotanos los que deberemos pagarlas en el futuro.

Por lo tanto es necesario caminar con pies de plomo, para que las personas con ingresos bajos no terminen pagando durante 20 años obras que mejorarían la movilidad de los capitalinos.

Una tercera preocupación es que, pese a que en la exposición de motivos del proyecto sobre el cupo de endeudamiento se explica que se incluirá un grupo de obras anteriormente pagadas con valorización, el texto del proyecto no determina cómo se usarán estos recursos.

Ahora bien, nos gustaría contar con su opinión acerca de este proyecto, y conocer si apoyaría un esquema en el que las obras se deban pagar antes de hacerse, sean los beneficiados los que las paguen y la contribución sea directa, o preferiría embarcarse en una deuda para diferir el pago a 20 años en nombre de todos los ciudadanos.

Publicado por Angélica Lozano

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Facebook

Twitter

YouTube